Escribiendo en linea....

La realidad no existe ni merece ser contada...

martes, 30 de mayo de 2017

Monólogo de una voz en la conciencia alterada de un suicida

Dejá las metanfetaminas
dejá la yerba
dejá la cocaína
dejá el éxtasis
dejá el crack
dejá tus fantasías-
dejá de alucinar-
dejá de escapar-
Tus ojos rojos
no miran-
tus ojos abiertos
no miran-
tu insistente nariz
no respira-
Cuando el cuerpo
te pica-
es el alma 
que te está picando-
ya no es tu cuerpo 
el que se mueve-
ya no es tu voluntad
en tu vida-
Dejá de clavarte-
de cortarte-
hay un cielo
en tu garganta-
dejá de vomitarte
defecarte
y orinarte-
dejá de mendigar 
migajas - estimulantes-
Tu corazón no tiene cura-
hace rato que se dio
por vencido-
Tus amigos ya se fueron-
tu familia también-
y todos aquellos
a quienes robaste-
a quienes mentiste-
a quienes fallaste-
a quienes follaste-
No pienses en tus éxitos
ni en tus fracasos-
No recuerdes a quienes
te dejaron o te amaron-
Rompé tus ataduras-
Volar es fácil-
volar es lindo-
Las drogas
solo te destruyen-
Es cierto
que nada tiene sentido-
Aceptalo de una vez,
tomá el arma
y dispará.
El mundo te ama.

jueves, 20 de abril de 2017

Amor de cada día

Si voy a envejecer.
Si voy a envejecer contigo.
Si voy a envejecerte.
Si voy a envejecerme.
Si el amor se hará 
viejo con nosotros.
Si nosotros nos haremos
amor viejo.
Si el amor es eterno
y lo viejo es eterno.
Si voy a extender
mis manos
entre las piedras.
Si voy a encontrar
tus manos
al otro lado del muro.
Si nuestras manos
nacerán
juntas nuevamente.

                                                                                                                                                                                                                                                Para Aldo

martes, 21 de marzo de 2017

Sobre el hilo de plata...

https://www.youtube.com/watch?v=rJKtrYMU7tc

Los metafisicos creen que existe un hilo de plata que une cada cuerpo a su alma... Por las noches,cuando dormimos, el alma se pasea... el hilo de plata se encarga de que el alma no se desprenda del cuerpo,por tanto vagar, lo que significaría la muerte... Cuando en sueños sentimos como que nos caemos, de repente, dicen que es porque el alma se alejó mucho y el hilo de plata se tensó para arrojarla luego bruscamente al cuerpo... Así se evita morir a causa de un alma vagabunda en el cosmos... A veces parece que el amor nos lleva lejos para arrojarnos de nuevo bruscamente al cuerpo...

martes, 7 de febrero de 2017

Mis libros y mi caos...


Algunos días debería-
esconderme de las palabras-
exigir a gritos-
su silencio-
proclamar:
la voz que calla-
es la que manda-
A veces-
debería acallar-
mis pensamientos-
silenciar mis actos-
ofender mi ignorancia-
devastar el des-consuelo-
Solo una pizca de caricias-
entre los libros de mi vida-
apilados-
des-ordenados-
en el suelo-
como buscando-
ese rincón de hogar-
ese sentido-
la magia de un estante-
conmovido-
la magia de un estante-instante-
así de eterno-
Así-
atrincherados contra el tiempo
-y siendo Tiempo-
-el mío-
en cada portada-
que parió-
algún sueño-
que mató-
alguna realidad-
irrelevante-
en ese paraíso-averno-
mi biblioteca y mi caos-
mi mundo sin respuestas-
entre hileras de libros-
y dónde más que allí
-dónde más que allí-
-entre el polvo y mis recuerdos-
encontrar-TE  

miércoles, 1 de febrero de 2017

Eslabón 9: Sobre un soso y aburguesado terrorista urbano...

Compañero de oficina, soso, aburrido, callado, antropomórfico. Te estoy observando. Me pregunto si serías un buen asesino en serie. Intuyo que algo escondés, tal vez una brutal inclinación a matar. Pero no estoy segura. Tus modos son siempre tan correctos, tan insípidos... Las camisas siempre bien cerradas. Todos los botones. Mangas largas. Cinto. Jeans bien azules. Tirando a conservador aunque de ese estilo reservado en sus inconformismos y de grito a media voz en sus verdades. Tu cabello es, tal vez, lo más rebelde. Pelilargo, desenfadado el corte, pero bastante peinado. Tan circunspecto siempre que resulta difícil adivinar tu vida, tu contexto. Aparenta que todo te da igual. No obstante, alguna motivación debés guardar. No es posible vivir sin motivaciones. Algo no me cierra. Te falta ese brillo en la mirada. Más que brillo, ese tono vidrioso de los que pueden perder la razón sin razón alguna. Ese aire de vez en cuando un tanto "ido". Eso te falta. No... no podés ser un asesino en serie. Te falta carácter. Más bien pudieras ser un revolucionario...  un aburguesado terrorista urbano... nostalgioso anarquista o comunista... como en las películas. Yihadista no, porque a ellos Alá les sacó el freno hace mucho... Vos... con tus camisas a cuadros y el pelo como dejándose crecer pero con cuidado. El aire de chico pulcro pero rebelde. En el fondo sos casi lo mismo. Y te repito, que la falta de personalidad es tu problema. Como todo chico idealista necesitás justificarte. En realidad sos tan malo como cualquiera pero tu  conciencia precisa auto-justificarse. Inventarse una fábula en donde sos el héroe aunque mates gente. Los idealistas también matan; solo necesitan un motivo apropiado. Con la revolución armada, el fin justifica a los medios. El "no matarás" fallece cuando se trata de matar para imponer un sistema del cual decimos que es "más justo". En definitivas, matar es razonable para imponer las propias creencias.  La revolución del amor de los 60 quedó atrás, así que te imagino colocando una bomba una noche en una disco, imagino la lucha de los independentistas... Irlanda-Inglaterra, País Vazco-España... Luego te veo corriendo entre las sombras. Sos tan malo como cualquiera solo que vos necesitás justificar tus acciones. Tu conciencia: ese estúpido nido de valores morales en des-uso. Necesitás justificar tu desobediencia. En realidad te gusta lo que hiciste. Lo disfrutás. Ver volar a la disco por los aires. Los gritos, la desesperación, el terror. Más bien tu medio justifica a tu fin. Tu fin es una falacia... un ejercicio de dialéctica... una cáscara de banana a la lógica simbólica. El fin es solo un pretexto: el que te permite ser tan asesino como cualquiera. Me parece que al final sos bastante deshonesto. Lo peor de todo es que te mentís a vos mismo. Engañás a todos pero no a mí. Y a mí no me gustan los mentirosos... y es por eso -nada más que por eso- que tengo que matarte. 

lunes, 16 de enero de 2017

Eslabón 7: Sobre la familia...

En el vecindario todos me quieren. Es más, creo que soy un modelo de padre de familia. Tengo una linda casa, linda esposa, lindos hijos. Me gusta colaborar con la comunidad, jamás falto a la primera misa de los domingos. Tampoco fallo en las procesiones, y estoy en un grupo de la Iglesia. Todos me quieren porque consideran que soy un buen vecino... probablemente el mejor. Siempre estoy dispuesto a dar una mano y mis costumbres son de lo más saludables. Con una parrillada el sábado de noche yo ya estoy contento. Bebo algo, pero muy poco. Mis hijos reciben una buena educación y son sencillos y amables. Mi esposa es muy activa en la comunidad. Como yo trabajo todo el día y parte de la noche, la mayoría de las veces ella me representa en las reuniones. La verdad es que somos una familia ejemplar, y todos nos quieren. ¿Qué más puedo pedir?
Tantas personas nos consideran ejemplares que el párroco de la Iglesia nos pidió que hagamos de pareja guía para los novios que desean casarse. Así que una noche a la semana los recibimos en casa y conversamos. Les hablamos de la realidad del matrimonio, sus dificultades y satisfacciones. Puedo decir que ya guiamos a varias parejas hacia exitosos  matrimonios bendecidos por Dios. Ser un soldado de Cristo me permite dormir con la conciencia tranquila. 
Algunas noches no duermo... es cierto. Pero solo porque me toca la guardia en el trabajo. Llegan nuevos dolores de cabeza todo el tiempo y hace falta un viejo hueso duro de roer como yo para lograr que los parias sociales asuman sus errores... De mí depende que muchas familias puedan dormir y salir a las calles con tranquilidad. Para eso lo primero es lograr que nuestros huéspedes del calabozo reconozcan su propia marginalidad, el modo en que atentan contra una sociedad decente y de buenas costumbres. 
Por lo general es fácil hacer que canten estos retobados. Unos cuantos cintarazos con la hebilla y caen redonditos. Pero mientras más grave el delito más difícil es lograr la confesión. Entonces recurro a otras estrategias. Los tiempos cambiaron. Mis colegas y yo ya no podemos hacer lo de antes. Era divertido bañar subversivos en la pileta, o ahogarlos un rato en sus propias heces.    Ellos se lo buscaban por andar jugando a la guerrilla, o por indecisos. Aunque esos ya son detalles, hoy día es más lo que callo que lo que cuento.  "Café o leche", eso siempre dijo mi general; !y cuánta razón tenía! Mi gran caudillo (Q.E.P.D) tenía una frase genial: "A los tibios los vomita Dios", y seré muchas cosas... menos tibio.
Yo sé que no suena muy bien mi oficio. De hecho que fuimos perseguidos mucho tiempo. Ahora regresamos, hace bastante ya. Pero la vida cambia y uno también se adapta. Ya no me dejan ser práctico y frontal. Los delincuentes de hoy no resisten ni tan siquiera un par de horas de interrogatorio. Y los Derechos Humanos... ¡qué lacra! No podemos dejarles ni un solo rasguño. No hubo salida y tuvimos que adaptarnos. La bolsita de hule es una de mis técnicas preferidas. Con mucha paciencia y poquito a poco terminan soltando todo. A veces, en invierno, también me gusta desnudarlos en el patio de la comisaria y bañarlos con agua fría a manguerazos. Si los escucharan chillando como cerdos. Esos mita'i que andan fumándose porros por las calles son mis clientes preferidos. Desconocen todo de la vida y hasta sus derechos. A veces, cuando estoy muy nervioso lo encierro a alguno, lo desnudo y me quito todas las tensiones. Estoy seguro de que así al fin aprenderá a hacerse hombre. Y que conste que no ando en cosas de homosexuales. Es solo la mejor manera de obligarlos a que crezcan. Muchas familias deberían agradecerme que rescaté a sus hijos del mal camino. Pero no lo van a saber, así que todos mis éxitos siempre serán anónimos.... y yo, humilde y sencillo como buen cristiano. 
Si... yo soy un soldado de Cristo, un hombre de familia, amado en la comunidad... y como si no bastara... un soldado de la Patria. Pero esas personas que tanto me quieren no saben que mi mayor mérito está en defender la paz desde los calabozos más oscuros, allí donde la gente más sucia confiesa y delata hasta lo que no sabe...